Agricultura Monitoreo

5 ventajas de la agricultura digital

La transformación digital ha cambiado los procesos de distintas industrias, y el cultivo de la tierra no escapa a esta metamorfosis. Con el avance de la tecnología, podemos obtener datos que favorecen la producción agrícola y por supuesto la toma de decisiones. En este artículo, aprenderemos en qué consiste la agricultura digital y cuál es su importancia.

Qué es la agricultura 4.0

Antes que todo, cabe mencionar el concepto de agricultura 4.0. Esta consiste en la utilización de los recursos tecnológicos, tales como medios digitales, big data, inteligencia artificial, sensores y otros, con el fin de mejorar la calidad y producción en agricultura. Está altamente ligada a lo que se conoce como la cuarta revolución industrial.

Esto se puede lograr a través de sensores, drones, equipos GPS o algoritmos informáticos, con los cuales podemos obtener una serie de datos en tiempo real. Esto nos permite analizar con precisión las superficies cultivadas, integrando los procesos de observación y medición. De esta manera, podemos actuar con claridad ante los distintos factores que afectan al sector agrícola.

El concepto de agricultura 4.0 está estrechamente ligado al de agricultura digital. Esta última se refiere más en concreto al uso de recursos digitales para optimizar la gestión de procesos agrícolas.

Ventajas de la agricultura en la edad moderna

La implementación de la agricultura digital supone múltiples beneficios para los cultivos y para la sociedad. Hoy ya vemos que podría disminuir las pérdidas, los índices de pobreza y ofrecer mejoras en diversos aspectos.

Estas son algunas de sus principales ventajas:

1. Incrementa la producción

La tierra cultivable puede tener características y comportamientos distintos dependiendo del entorno. La agricultura 4.0 pone en práctica el uso de tecnología para estudiar la composición del suelo. Esto permite conocer las necesidades específicas de las plantaciones para mejorar la rentabilidad productiva.

2. Fomenta la automatización de procesos

La agricultura en la edad moderna integra en sus procesos maquinarias automatizadas que pueden ser de gran ayuda para los agricultores. Estos equipos están diseñados para trabajar con precisión y rapidez, con la ayuda de sensores avanzados que nos permiten controlar -por ejemplo- el sistema de riego para evitar el desperdicio de agua, o monitorear el estado de las plantas para regular el uso de fertilizantes y pesticidas.

3. Permite monitorear mejor la producción

Antes los agricultores estaban limitados a ciertos datos meteorológicos, estado de la tierra e información básica para tomar ciertas decisiones. La tecnología agrícola 4.0 nos permite acceder a imágenes satelitales de las parcelas, podemos utilizar algoritmos de aplicación variable y monitorear distintos factores, como la incidencia de la luz sobre las parcelas, o el estado y vigor de las plantas, con el fin de tomar acciones para mejorar el rendimiento de los cultivos.

4. Permite procesar e interpretar más datos en menos tiempo

Si tuviésemos que estudiar todos los datos que recibimos de las distintas fuentes, probablemente tardaríamos semanas en tomar una sola decisión. Pero la agricultura digital hace posible interpretar todos estos parámetros de forma automatizada y sencilla: datos procedentes de los sensores en las maquinarias, datos meteorológicos cargados a la nube, o el histórico de comportamientos y soluciones para establecer diagnósticos precisos. Todo esto marca una clara evolución de la agricultura en Chile.

5. Minimiza los riesgos

Una de las principales ventajas de la tecnología agrícola al momento de optimizar los costos es que permite obtener en tiempo real una serie de datos que pueden ayudarnos a minimizar los riesgos y pérdidas de la industria. Por ejemplo, la instalación de sensores puede alertarnos no solo sobre riesgos climáticos, sino además ante variables de suelo o ambiente fuera de rangos deseados.

Trackitagro es un claro ejemplo de la evolución de la agricultura en Chile. Es un sistema que facilita la integración de los procesos, analiza los riesgos y mejora la gestión de procesos agrícolas. Todo esto, a través de un monitoreo integrado con un solo panel y sensores que permiten tomar decisiones en tiempo real. Estamos abriéndonos a nuevos horizontes y utilizando nuevas tecnologías para mejorar nuestros procesos.